¿Me lo hago?

Los 35 marcan una nueva etapa, la de las primeras arrugas, las bolsas o la mirada cansada.

Se ha desatado la locura y todas lo tienen claro: “Por mis 35 quiero de regalo tratar mis primeras arrugas”.

Según un estudio de Allergan , un 35 por ciento de las españolas se realizaría un tratamiento con ácido hialurónico o toxina botulínica para aumentar la autoestima. Según la Academia Americana de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva, el incremento de pacientes entre 19 y 35 años que se han sometido a bótox a aumentado un 41 por ciento.

Hay una confusión entre la indicación de ácido hialurónico y bótox, la diferencia está en la zona a tratar y la función de cada uno, las arrugas del tercio superior de la cara se tratan con bótox, ese gesto de enfado y ese baile de cejas cuando estás contando una historia lo soluciona el bótox, sin embargo , el tercio medio e inferior de la cara lo trata el ácido hialurónico, su efecto relleno por captación de agua repone volúmenes. Lo importante es que el profesional sea el que indique el tratamiento correcto para cada zona, no hay que tenerle miedo a la palabra bótox, siempre y cuando éste sea la solución al problema.

El bótox es preventivo, al relajar la fuerza de los músculos durante el tiempo que dure su efecto , suavizas ese efecto de cara enfadada, logrando una expresión más afable. Al ser preventivo necesitas menos dosis y resulta ser más económico.

Eso sí, aconsejo que si te decides lo hagas con cabeza y respetando la fisionomía de tu rostro. Hay que mejorar , no transformar.

Mas información en:

Labios finos

<<Los labios y el contorno>>

Galderma presenta estudio real sobre los efectos del ácido hialurónico

Arrugas de expresión en el entrecejo

Ácido Hialurónico

Toxina botulínica